coro gaudeamus

Up

Vere languores nostros

 

Enlace a la partitura de Nancho Álvarez 

 

Enlace a archivo de sonido Soprano

 

 

Enlace a archivo de sonido Contralto

 

Enlace a archivo de sonido Tenor

 

Enlace a archivo de sonido Bajo


TEXTO Y TRADUCCIÓN

 

   VERE LANGUORES NOSTROS IPSE TULIT,  ET DOLORES NOSTROS IPSE PORTAVIT.

Verdaderamente él mismo soportó nuestras debilidades, y cargó con nuestros padecimientos.

 

    CUIUS LIVORE SANATI SUMUS.
Por quien fuimos redimidos por su sufrimiento.

   

DULCE LIGNUM, DULCES CLAVOS, DULCIA FERENS PONDERA,
Dulce madero que sostienes 
los dulces clavos y la dulce carga,

 

    QUAE SOLA FUISTI DIGNA SUSTINERE  REGEM CAELORUM ET DOMINUM.
el único que fuiste digno de sostener al Señor y Rey de los cielos.


COMENTARIOS AL TEXTO

   En el momento central de la solemne celebración de Viernes Santo el sacerdote descubre y ofrece la cruz a la veneración de los fieles, con la antífona: Ecce lignum crucis, in quo salus mundi pependit. Venite, adoremus. (He aquí el madero de la cruz, en el que colgó la salvación del mundo. Venid, adoremosla). Y a continuación todo el pueblo se acerca para adorar la cruz : es la llamada "Adoración de la Cruz". Ya que este momento de veneración podía requerir bastante tiempo, solía acompañarse principalmente con dos himnos: los Improperios (populus meus, quid fecit tibi) y el Hymnus de Passione Domini (Pange lingua gloriosi proelium certaminis). Pero hasta el s. XVI además eran frecuente usar variaciones de esos himnos, mezclados con textos bíblicos. La letra del célebre motete de Vitoria es un buen ejemplo de esto último.

   En el texto del motete se distingue claramente dos partes. La primera está formada por dos fragmentos del profeta Isaías, según la lectura de la Vulgata:

 

Vere languores nostros ipse tulit et dolores nostros ipse portavit; et nos putavimus eum quasi leprosum, et percussum a Deo, et humiliatum. Ipse autem vulneratus est propter iniquitates nostras ... et livore eius sanati sumus (Is. 53, 4-5).

 

Un texto que pertenece al ciclo de los llamados "poemas del siervo sufriente", que los judíos interpretan como aplicado al sufrimiento de Israel y los cristianos como anuncio de la pasión de Jesucristo. 
Es un texto que en la liturgia católica actual ya no se usa durante la "adoración de la cruz". Hemos de recordar que los textos litúrgicos católicos no se unificaron definitivamente hasta después del Concilio de Trento, especialmente con la publicación del Missale Romanum (1570), promulgado por el papa Pío V.

 

La segunda parte del motete está inspirado en el Hymnus de Passione Domini del antiguo escritor cristiano Claudio Mamertino (siglo V), en el cual encontramos los siguientes versos:

 

Dulce lignum, dulce signum, dulce pondus sustinet. [...]

 

Sola digna tu fuisti ferre pretium saeculi [...]

 

El problema es que quien refundió el texto usado en el motete tenía poca destreza con el latín y es un claro ejemplo de las deformaciones medievales. Aunque el "dulces clavos" (ac. plural) puede referirse forzadamente al participio ferens, sin embargo está claro que allí se esperaba más bien un "dulces clavi" (nom. plural), en modo análogo al original. También es inexplicable el uso del plural en "dulcia pondera" cuando lo lógico es "dulce pondus" (de hecho así se usa en la liturgia actual). Por último, la frase final "quae sola ..." también queda desprovista de lógica pues no puede referirse ni a lignum, ni a clavus, ni a pondus; mientras que en el original se refería al sustantivo femenino arbor, con lo cual la concordancia era correcta.

 

 

 

 

 
 
Powered by Phoca Download